El bosque autóctono se regenera


27 Dec
27Dec

Hace unos días les compartimos la nota que nos ayudó a escribir Paula, bióloga de las sierras, donde les convidamos por qué restaurar el bosque autóctono, para completar la mirada con respecto a los incendios y el impacto que no vemos, más si existe. A veces nos cuesta sentir y creer lo que no vemos, por eso decidimos armar la primera nota y ahora otra, donde contar lo que sí estamos aprendiendo que sucede cuando el bosque autóctono se quema o se reemplaza con especies exóticas, más allá de estar lejos o cerca de las sierras quemadas. 

El bosque se regenera, es sabio y perfecto como todo el planeta, más nosotros / as podemos acompañar su regeneración, compensando en equidad lo que recibimos de él.

¿Qué es la regeneración y cómo la llevamos a cabo? 

El bosque nativo tiene una gran capacidad de regenerarse por sí solo después de un incendio. Por un lado puede rebrotar desde troncos y raíces. Si el fuego no consumió completamente el mantillo, donde se guardan muchas semillas, la regeneración puede ocurrir desde esas semillas. Luego, con el tiempo, llegarán más semillas traídas por el viento o los animales desde zonas aledañas. Entonces, después de un fuego, hay que dar tiempo para que ocurra la regeneración natural. Y al mismo tiempo, hay que evitar dañar el suelo que ha permanecido tan desprotegido para lo cual es recomendable no pisar ni intervenir por lo menos durante el primer año. Lo que estamos haciendo durante este año, es producir árboles y arbustos nativos para reforestar en el siguiente año. Es importante que recolectemos las semillas de sitios lo más cercano posible al lugar a reforestar. 

El problema es cuando hay sucesivos incendios o cuando después del incendio el ganado impide la regeneración natural, por lo cual queremos reconstruir los 6km de alambrado quemados, para que los animales de los vecinos no ingresen al campo. 

A partir del segundo año posterior al incendio podremos asistir a la regeneración natural, por ejemplo protegiendo los rebrotes naturales para que no sean consumidos por el ganado. También podemos acelerar la recuperación natural reforestando con especies arbustivas y arbóreas nativas que tardarían más en llegar por sí solas hasta algunos lugares. Es importante priorizar sitios con mucha pendiente para reducir la erosión del suelo. 

Otras acciones importantes para asistir a la regeneración del monte nativo, es controlar y evitar el establecimiento de plantas exóticas invasoras que generan muchos perjuicios para el equilibrio del ecosistema nativo.

Si te interesa participar de acompañar la regeneración de las 333 hectáreas quemadas escribinos: 

mail:  amatreya@gmail.com 

Whatsapp / telegram: +54 9 3547 531134

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.